. . .

Descubren detalles del monstruo marino más grande que haya existido: EL MEGALODÓN

Unos investigadores usaron el fósil en buen estado de un ejemplar para determinar el tamaño real de esta criatura que acechaba los mares hace 23 millones de años. Se estima que podía comerse una orca con cinco mordiscos.

El megalodón, un escualo que pobló los océanos hace 23 millones de años y que se extinguió hace unos tres millones, era más grande, rápido y voraz que las estimaciones efectuadas hasta ahora, apunta una investigación publicada recientemente por la revista Science Advances.

Su tamaño exacto había permanecido vago hasta el momento porque su esqueleto está compuesto de cartílagos que rara vez se fosilizan, pero los científicos se apoyaron en un fósil «excepcionalmente bien conservado» para recrear el primer modelo tridimensional de ese gigante acuático.

Una orca de 8 metros en tan solo 5 bocados

El ejemplar resultante tiene 15,9 metros de largo, una masa corporal de 61.560 toneladas y una velocidad de 1,4 metros por segundo (5 kilómetros por hora). Su mandíbula le permitía ingerir una orca de 8 metros en apenas 5 bocados.

Sus dimensiones fueron calculadas también con base a sus dientes y al esqueleto de un gran tiburón blanco, su análogo vivo más cercano, y esas 61.560 toneladas son un 23 % más que las estimadas anteriormente.

No obstante, se ha informado que hay vértebras fosilizadas que son un 50 % más grandes que las utilizadas para desarrollar el modelo, lo que sugiere un tamaño máximo de casi 20 metros, superior al de una ballena jorobada actual.

Alimentación cada 145 días

El megalodón necesitaba 98.175 kilocalorías al día, una cantidad 20 veces mayor a la que requiere un tiburón blanco adulto, apuntó Science Advances. En caso de alimentarse exclusivamente de sus mayores presas, podría necesitar comer solo cada 145 días.

Su velocidad le permitía ir fácilmente a diferentes zonas de alimentación, una táctica de depredación también utilizada por el tiburón blanco para encontrar alimentos ricos en calorías.

Su extinción fue atribuida a una reducción de los hábitats costeros de finales del Plioceno (que abarca de hace 5,33 millones de años a hace 2,59) y que probablemente resultó también en la desaparición de otras especies de megafauna marina que podrían haber sido sus presas.

Gracias por estar en Diario Pampero, visitanos para estar informado!
Si necesitas parte de este contenido, no olvides citar la fuente de información. Respetamos a quienes producen contenidos, artículos, fotos, videos. Compartimos información de La Pampa para los pampeanos y te informamos sobre toda la actualidad nacional e internacional destacada. 
Si compartís nuestro contenido nos ayudas a crecer como medio de comunicación! 

Dejanos tu mensaje