. . .

Un brazo ya seco del Nilo ayuda a explicar cómo se construyeron las pirámides
INTERNACIONALES

Un nuevo estudio sugiere que las condiciones ambientales favorables permitieron la construcción de las pirámides de Guiza, con un antiguo brazo del río Nilo que servía para el transporte de mercancías.

Los hallazgos refuerzan las teorías anteriores sobre el transporte de materiales de construcción al río Nilo.

Solo basta con ver las famosas pirámides de Giza tal y como están hoy en día para preguntarse: ¿cómo fueron capaces los antiguos egipcios de construir hace unos 4.500 años, sin tecnología moderna y con una precisión asombrosa, semejante maravilla de la ingeniería humana?

Una de las imágenes que suele venir siempre a la mente son las rampas primitivas para transportar los pesadísimos bloques de piedra hasta su posición. No obstante, los egipcios habrían necesitado mucho más que esto.

Ahora, un nuevo estudio revela nuevos detalles que ayudan a entender más de cerca cómo tal hazaña de ingeniería fue posible. Y todo parece indicar que podemos agradecérselo a un ramal del río Nilo, perdido hace tiempo. 

El ramal de Khufu: brazo seco del río Nilo

En la actualidad, el cuerpo principal del Nilo se encuentra a unos 8 kilómetros de distancia de las pirámides de Guiza, lo cual es una distancia enorme si se trata de arrastrar grandes cantidades de piedra por la arena.

Sin embargo, el estudio reciente sugiere que los antiguos egipcios contaron con la ayuda de lo que hoy es un brazo seco del río Nilo para construir las pirámides de Guiza, lo que permitió el transporte de materiales al lugar que de otro modo habría sido imposible.

Así, según el estudio a cargo de la geógrafa Hader Sheisha, de la Universidad de Aix-Marsella, hace más de 4.000 años, un brazo del Nilo, hoy desaparecido, conocido como el ramal de Khufu, llegaba a la zona del complejo piramidal de Giza. 

En concreto, el equipo multidisciplinar, que incluía expertos en geografía, historia, ecología y geociencia, entre otros, determinó que este brazo del Nilo estuvo en su apogeo entre el 2700 y el 2200 a.C., coincidiendo con el mismo periodo en el que se cree que se construyeron las tres pirámides principales de Guiza.

Antiguos ingenieros egipcios aprovecharon el Nilo

«Para edificar las pirámides, las tumbas y los templos de la meseta, ahora parece que los antiguos ingenieros egipcios aprovecharon el Nilo y sus inundaciones anuales, utilizando un ingenioso sistema de canales y cuencas que formaban un complejo portuario al pie de la meseta de Guiza», escribe Shueisha y sus colegas.

«Sin embargo, hay una escasez de pruebas ambientales sobre cuándo, dónde y cómo evolucionaron estos antiguos paisajes», agregaron.

El estudio, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, analizó las capas de roca de la llanura aluvial de Guiza –tras perforaciones realizadas durante las obras de ingeniería urbana en los alrededores de la actual Guiza–, así como los fósiles de la zona, para comprender los cambios en los niveles de agua en la historia de la región.

En específico, los investigadores recurrieron a los granos de polen fosilizados para trazar una imagen más detallada del sistema fluvial tal y como discurre hace milenios.

«Imposible construir las pirámides sin la rama del Nilo»

«De la tercera a la quinta dinastía, la rama de Khufu ofrecía claramente un entorno propicio para el surgimiento y desarrollo de la construcción de pirámides, ayudando a los constructores a planificar el transporte de piedra y materiales en barco», escribió el equipo de investigación en el estudio.

«Era imposible construir las pirámides aquí sin esta rama del Nilo», dijo Sheisha, la investigadora principal del estudio, a The New York Times.

Los nuevos hallazgos refuerzan las teorías anteriores sobre el transporte de materiales de construcción al río Nilo, y sobre el brazo de Khufu como una vena vital del antiguo Egipto, que ayudaba a sus trabajadores a transportar materiales a las pirámides desde otros lugares.

Creciente importancia de la ciencia medioambiental

Investigadores de otros campos han alabado los hallazgos, señalando la creciente influencia que la ciencia medioambiental tiene en la comprensión moderna de la historia antigua.

«Estamos consiguiendo una comprensión más realista y dinámica de las sociedades humanas más atrás en el tiempo» al incorporar el análisis científico al estudio de la historia, dijo Joseph Manning, que enseña historia clásica en Yale, según recoge The Times of Israel.

No obstante, a pesar de los nuevos descubrimientos, muchos otros detalles en torno a la construcción de las pirámides siguen siendo inciertos. Por ejemplo, persisten los interrogantes sobre cómo los egipcios diseñaron el acceso al agua de las pirámides de Guiza. Además, sigue sin haber una idea sólida de cómo se colocaron los colosales bloques uno encima de otro –que tenía originalmente 146,6 metros de altura y estaba formada por más de 2,3 millones de grandes bloques de piedra que pesaban 6 millones de toneladas en total– en una estructura muy compleja con un laberinto de pasajes interiores y tumbas.

Gracias por estar en Diario Pampero, visitanos para estar informado!
Si necesitas parte de este contenido, no olvides citar la fuente de información. Respetamos a quienes producen contenidos, artículos, fotos, videos. Compartimos información de La Pampa para los pampeanos y te informamos sobre toda la actualidad nacional e internacional destacada. 
Si compartís nuestro contenido nos ayudas a crecer como medio de comunicación! 

Dejanos tu mensaje