. . .

Falleció el escritor argentino Noe Jitrik tras accidente cerebrovascular a los 94 años

Noe Jitrik fue crítico literario, poeta y narrador; se encontraba en plena actividad y había realizado un viaje a Colombia. Fue allí donde sufrió un accidente cerebro vascular del cual no se recuperaría. Permanecía internado en ese país desde hace más de un mes, luchando por su vida.

La pandemia fue para el escritor una oportunidad para desarrollar a pleno su gran vitalidad creativa que derivó en la aparición de dos libros, uno publicado el año pasado y el otro hace apenas unas semanas, y al que no asignaba condiciones especiales.

«Me asombra que para algunos la edad sea objeto de curiosidad -decía a Télam-. Sí desde hace 60 años preparo el desayuno todos los días, ¿por qué no seguiría escribiendo todos los días desde hace 70?”, se preguntaba.

Entre las coincidencias que shockean, está sin duda el momento de su muerte, concretada el mismísimo día en que se anunció a la francesa Annie Ernaux como ganadora del Nobel de Literatura, al que había sido postulado a principios de año por un grupo de artistas, escritores e intelectuales que, en una carta enviada a la Academia Sueca, destacaron su “escritura original y sorprendente”. Entre los firmantes de la postulación estaban Mempo Giardinelli, Luisa Valenzuela y Roberto Ferro a la que luego se sumaron nombres como la mexicana Elena Poniatowska, el pintor Luis Felipe Noé y la escritora chilena Diamela Eltit.

La carta para la Academia Sueca resume la escritura y actividad literaria del autor bonaerense, casado con la escritora Tununa Mercado, con quien tuvo dos hijos, el físico Oliverio Jitrik y la artista plástica Magdalena Jitrik. La propuesta decía entre otras cosas: “Junto a Borges, Cortázar o Juan Gelman, por no citar sino sólo algunas referencias del país de los argentinos, Noé Jitrik es, un profeta y precursor en la expresión del espíritu hispanoamericano del siglo XX«.

«En primer lugar, estoy bien, lejos de Buenos Aires y sin haber sido afectado por el perverso Covid. En segundo lugar, estoy al tanto, salió algo en algunos lugares; en tercer lugar, no soy yo quien tiene que opinar sobre la iniciativa, seguramente quienes la tomaron podrán decir algo«, decía con su singular humildad el casi centenario crítico y escritor cuando cuando Télam lo consultó por la postulación al célebre galardón.

Jitrik murió esta mañana en la localidad colombiana de Pereira, adonde había llegado para dictar una serie de conferencias que no llegaron a tener lugar porque en el medio sufrió un accidente cerebrovascular que lo fue languideciendo de a poco. Hoy, después de una agonía irremontable su cuerpo ya no resistió y se fue en compañía de su mujer y sus dos hijos, que habían viajado especialmente a Colombia para acompañarlo. Con su partida, queda atrás una vigorosa generación de críticos y pensadores que buscaron tender puentes la literatura, la política y la sociedad del siglo XX.

Poco antes de viajar, había avisado que daría entrevistas para acompañar el lanzamiento de su último libro, «El círculo«, una novela que escapa a las clasificaciones, con la misma ligereza que lo hizo siempre Jitrik. El texto había sido lanzado por Interzona, el mismo sello que el año pasado le publicó la novela «La vuelta incompleta«, un desafío o juego literario con el formato de un policial, donde los mecanismos de escritura quedan a la vista, pero de una forma ornamentada y realmente magistral ligada a la trágica historia de esos vuelos que marcaron a los argentinos en los setenta.

¿Existe algún ritual para dejar de escribir ensayos literarios y empezar a narrar ficción?, le preguntó Télam en una entrevista que tuvo como excusa la presentación de ese libro. Su respuesta llegó sagaz y afable, fiel a su estilo: «Me siento liviano en el ensayo, alegre en el poema y pesado en el relato; pero el sueño que nunca me ha traicionado y siempre me ha traído alguna solución, me depara regalos diferentes, siempre oportunos, una idea, una situación, una frase que, en todos los casos, desata un nudo o me permite empezar o me ayuda a seguir. Eso es escribir para mí«.

Trabajó en las universidades de Buenos Aires, y las Nacionales de Córdoba y Autónoma de México.

Gracias por estar en Diario Pampero, visitanos para estar informado!
Si necesitas parte de este contenido, no olvides citar la fuente de información. Respetamos a quienes producen contenidos, artículos, fotos, videos. Compartimos información de La Pampa para los pampeanos y te informamos sobre toda la actualidad nacional e internacional destacada. 
Si compartís nuestro contenido nos ayudas a crecer como medio de comunicación! 

Dejanos tu mensaje