. . .

Macri pagará 32 mil millones a la CGT para tratar de llegar a las elecciones sin conflictos con sindicatos

Se trata del desembolso de una deuda que mantenía el Estado Nacional con las obras sociales de los sindicados. Sin embargo, a modo de trueque, se explicitan los objetivos reales de estos pagos. Arreglar la deuda con la dirigencia sindical para “garantizar la paz social” indican los medios nacionales.

De esta forma, utilizando un término impuesto por el propio oficialismo, se ‘normalizan’ políticas cuasi delictivas en la sociedad. En forma explícita porque se anuncian públicamente y se naturalizan.

Ni siquiera se debería mencionar el hecho como un “acuerdo”. En realidad se trata de que los sindicatos cobren lo que les corresponde recibir en concepto de obras sociales.

Según detalla Ámbito, “El arreglo estuvo a cargo del ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, y busca cerrar parte de una deuda del Estado con los sindicatos.”

Ésto ocurrió días antes de que se anunciara un paro por parte de la central obrera para el 4 de abril. El Gobierno acordó pagar casi 14 mil millones de pesos destinados a obras sociales sindicales, mientras prometieron otros 18 mil millones en la próxima década. A cambio, solicitaron a los sindicatos bajar la conflictividad en medio de un año electoral.

El acuerdo fue firmado por el Ministro de Producción, Dante Sica.

En el detalle, el primer desembolso será para la atención de asistencia y emergencia por un total de 4.500 millones que había sido trabado por un Decreto de Mauricio Macri en 2016. Una cifra similar se pagará a OSDE en un acuerdo extra judicial más otros 3.000 millones por intereses de un bono.

También el decreto fijará el destino de unos 480 millones de pesos mensuales (obtenidos de los intereses de los $10.112 millones): la mitad, $240 millones, se aplicará a un aumento de la cápita que perciben las obras sociales por la atención de salud de los monotributistas, y otro tanto a engrosar el Sistema Único de Reintegros (SUR).

Aumentos para PAMI

En el acuerdo también se prevé un aumento de los pagos que el PAMI destina por la atención de los afiliados jubilados que optan por quedarse en sus obras sociales de origen. La mayor prestadora pasará de pagar un global de 67 millones de pesos mensuales con ese fin a un monto cercano a los $120 millones, en tanto que la propia SSS incrementará los recursos que utiliza para complementar la cápita de unos 350 mil jubilados que forman parte de este esquema.

¿Qué opinan desde la CGT?

Para la central sindical “es un acuerdo importante en función de lo que se venía negociando, tanto desde el punto de vista político como para las obras sociales. Con esto se cerraría una parte de la deuda que mantiene el Estado con nosotros”, según indicó José Luis Lingeri, secretario de Acción Social de la central obrera y gestor principal en el sistema de salud gremial.

Los arreglos estuvieron a cargo del ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, junto a su jefe de Gabinete, Ignacio Pérez Riba. Además de Lingeri participó por la CGT uno de los cosecretarios generales, Héctor Daer, y exsuperintendente de Servicios de Salud Luis Scervino, técnico principal de las obras sociales antes y después de ese cargo. También fueron involucrados técnicos de la Jefatura de Gabinete nacional y tuvo un papel secundario el actual superintendente de Salud, Sebastián Neuspiller, médico y exfutbolista, quien como deportista se hizo amigo de Mauricio Macri.

Loading...