. . .

(EDITORIAL): Y UN DÍA APARECIÓ LA PRENSA CRÍTICA en Eduardo Castex

Sin duda que en los últimos días, en particular, luego de que el oficialismo perdiera las elecciones frente al radicalismo. Algunos medios capitalinos y en particular ciertos medios castenses hace oír duras críticas y cuestionamiento hacia la gestión del actual Intendente Darío Balsa.


Para comenzar este medio entiende que es importante celebrar la existencia de editoriales críticas y libres en cualquier contexto político y a partir de esto señalar las particularidades de los “sucesos periodísticos” provinciales y castenses de los últimos tiempos

Se puede ver claramente cómo resulta, al menos curioso, que algunos medios que defendían a “capa y espada” la administración justicialista, hoy se encuentren tan sensibles ante cualquier supuesto hecho irregular que pueda ser de interés público bajo la administración Balsa. Más allá de la veracidad o rigor periodístico con que se cuente.

Se debe decir además que bajo el precepto de que siempre se sostiene que el sentido crítico de los medios es ante todo una obligación, también se debe remarcar que sería interesante que esto ocurriera bajo cualquier coyuntura política.

Estas publicaciones en las  que no se realiza un chequeo de la información o cuentan la verdad a media tiene la particularidad de no “entrometerse” con temas altamente sensibles. En especial sobre aquellas cuestiones que pueden tener algún tipo de vinculación con el “Intendente en Uso de Licencia”, Julio González.

Un ejemplo muy claro de este es lo que ocurre con el esclarecimiento demorado de la situación de inseguridad que conmovió a la localidad en la que una anciana pierde la vida en un crimen ocurrido a plena luz del día… hecho que es de público conocimiento. Recordemos que en este caso hay dos jóvenes detenidos cuya situación procesal nunca quedó clara como sospechosos del hecho.

Algo similar se puede decir con respecto a la situación de reclamo laboral de los trabajadores municipales. Un tema que ha dejado de estar en la agenda de los medios. Situación  que se sostiene por una clara responsabilidad política González como Intendente debido a la importante cantidad de personas jornalizadas o trabajan “en negro” en el municipio. Hoy se habla de despedidos y castigados pero nadie los menciona y resulta sumamente difícil verificar esta situación.

El último de los escándalos ocurrió con una situación de “violencia verbal” en el Centro de Desarrollo Infantil. Un hecho bajo todo punto de vista lamentable pero con detalles periodísticos de información falaz o al menos distorsionada sobre una institución que solía ser un emblema de la gestión González.

Se podría seguir enumerando otros escándalos como los funcionarios “por duplicado” y un clima tenso que llevó a la renuncia del Director de Desarrollo Productivo de la Administración de quien es actualmente Ministro de Seguridad. Funcionarios que habrían sido sostenidos por orden de González con cargos en la Administración y en el caso del Director mencionado cobraba como contratado un plus a mitad de año a modo de aguinaldo. Otro tema que tampoco se menciona.

Si la enumeración de estos hechos puede resultar conocida y cualquiera puede tener mayor o menor conocimiento de ellos; también se puede interpretar que la “revolución periodística” no ocurre de manera casual.

Sobre los motivos de esta rebelión mediática se pueden hacer varias interpretaciones. Una de ellas es que la información que se divulga o se calla puede ser vista como selectiva.

Lo cierto es que, ninguno de los hechos mencionados tienen relación directa con Julio González, el “Gran Elector”.

Personaje que se transformó en el único Intendente en perder frente a cambiemos el municipio, en las listas locales. Recordemos que el candidato Ziliotto salió victorioso en la compulsa provincial. Otro tema que también fue minimizado por los medios provinciales y locales.

Para agregar un “condimento” mas, vale recordar como se mencionó con total liviandad el supuesto caso de violencia de Género del Fiscal de Eduardo Castex, Sebastián Mendiara. Sobre éste hubo una denuncia de quien fuera Asesora Legal durante la gestión de González.

A esto hay que agregar que en el mismo caso el Concejal Marcelo Steinbauer, mano derecha y supuesto operador político del Ministro, tuvo un lapsus de memoria al ser mencionado como testigo de ese hecho tan grave. Vale aclarar que, con el olvido del Edil “según los dichos de la víctima”, no se pudo avanzar en que se iniciara una investigación que permitiera hacer justicia sobre el hecho.

Sobre esto se habló muy poco, salvo honrosas excepciones. Un tema que, por otra parte se levanta como una causa de lucha con la inauguración de Unidad Funcional de Género en Eduardo Castex. Hoy parece haber quedado en el olvido la defensa de esta noble lucha de igualdad de género.

En definitiva, el protagonismo de algunos medios castenses y capitalinos, siguen teniendo “aroma a opereta política”. Esto ocurre en momentos en que algunos personajes candidateables deben cuidar su imagen pública porque nos acercamos a las definiciones sobre la candidaturas a los cargos nacionales.

En el caso de Julio González, una imagen que ha perdido en su propia localidad aunque sean abundantes los informes de los controles de alcoholemia, en toda la provincia. Informes de los que nadie duda, como tampoco se duda de la manipulación de la información que toma ribetes bizarros en algunos casos.

En el contexto provincial, el enrarecimiento del clima político no es menor. En este sentido se puede hacer un paralelismo con la supuesta investigación de la policía federal sobre el Diputado Espartaco Marín. Un hecho muy particular, dada a conocer mediante un “oficio firmado por un comisario” y un testigo “de identidad reservada” que habla de “Narcotráfico y Lavado de Activos” sin que se pueda conocer detalles de la causa. Y justamente es en Eduardo Castex donde surgen algunas versiones sobre la adolescencia del legislador que lo han estigmatizado y han resultado adecuadas para cruzar mediáticamente un tema tan sensible como el Narcotráfico.

Para concluir con este ensayo ridículo de enojos, resentimientos e incapacidad de asumir responsabilidades políticas, la realidad es una sola. El radicalismo conducirá los destinos de Castex pero el responsable no aparece.

Se puede celebrar que algunos medios se hayan transformado en críticos pero siempre quedará la duda sobre los motivos de tan repentina conducta.

Habría más “condimentos” de la administración González como un hombre de “Unidad Básica Cerrada”. Podemos mencionar los supuestos aprietes electoralistas, proyectos faraónicos inconclusos, basural a cielo abierto, frigorífico trucho, veto a la presentación de Declaraciones Juradas Patrimoniales de funcionarios, supuestos emprendimientos para amigos, contrataciones irregulares, promesas incumplidas como el traslado de la terminal, familiares en la administración pública, estación de radio municipal desaparecida, loteos de terrenos irregulares… entre otros temas que, seguramente, quedarán como consignas que se desarrollaran en medio de esta andanada de medios críticos locales y provinciales.

Edgardo Barreneche

Loading...