. . .

LA NOTICIA NACIONAL Y POPULAR: La Jubilación mínima en La Pampa alcanza los $21.000  (supera en un %35 a Nación)

Sin duda una de las noticias con mejor recepción en un momento donde en el país estamos cercanos a la fecha en la que se definirá el modelo de país de la era Macri. Una administración que separó el país entre los que proponen su continuidad, basada en la no intervención de la política en las “leyes del mercado” y otras alternativas que reivindican, con distintos matices, todo lo contrario.


El anuncio del Ministro Franco sobre el Decreto del Gobernador Carlos Verna reafirma la continuidad de lo que se podría denominar “el modelo pampeano”. El incremento para las jubilaciones alcanza, en este caso, un aumento del %16, situando el haber mínimo del sector pasivo por sobre el %35 que ofrece Nación.

El incremento afectará de manera similar al resto de los regímenes Civil y Docente.

El impacto político de la medida:

Más allá de la medida, la decisión se traduce como un gesto de continuidad de un modelo de administración que tendrá su continuidad con el Flamante Gobernador Electo Sergio Ziliotto.

Se lo podría definir como una forma de hacer política ‘de los pampeanos y para los pampeanos’.

Con el devenir de las administraciones, el Kirchnerismo primero y el Macrismo, en sus políticas claramente contrapuestas, el “modelo Verna”, nunca fue muy apegado a las administraciones nacionales de turno. En particular, cuando las discusiones han pasado por los beneficios o perjuicios que podrían afectar a la provincia.

También es oportuno decir, se trató de una forma de hacer política exitosa, sosteniendo los intereses particulares de La Pampa, con una fuerte intervención del Estado, paritarias abiertas en todos los sectores de trabajo, entre otros detalles que han marchado a contramano de lo propuesto por la administración Macri.

También es verdad que se lleva adelante una propuesta que tiene características muy similares a las que se implementaron durante la Administración Kirchnerista. Hoy, muy alejadas de los inicios con los que el Vernismo llegó al poder pero, a la vez, muy necesarias para crear en la provincia una burbuja que trajo alivio al modelo de libre mercado propuesto por Macri.

Lo cierto es que, sin duda, el escenario es otro. El modelo Verna ha cambiado y el Estado de Bienestar de los pampeanos se destaca en el concierto de las provincias que han sabido formar un escudo protector de sus ciudadanos ante el fracaso del Macrismo. Al menos en lo que se refiere al resultado económico y financiero del país que ha dejado fuera a gran parte de la sociedad argentina.

A partir de diciembre, Sergio Ziliotto conducirá lo que han prometido como la continuidad de “éste modelo”. Un peronismo protector de fuerte intervención del Estado aún en las peores circunstancias y que ha sabido transmitir a los ciudadanos la propuesta actual.

A esto se podría agregar que tiene un encaje perfecto con el modelo de unidad mayoritario que encabeza la fórmula Fernández – Fernández y la sitúa en un lugar de privilegio ante una forma de hacer política. Una forma donde el propio Verna será recordado como el único líder político que tuvo el atrevimiento de “mandar a lavar los platos” a Cristina Kirchner.

Parafraseando el suceso, la pregunta latente es si la continuidad de Ziliotto ofrecerá una relación de un matrimonio en el que pueda confluir una forma más colaborativa de ocuparse de los quehaceres domésticos.

Queda la expectativa de la postura que tomará La Pampa frente a la nueva fórmula que tiene como protagonista central a Cristina Kirchner. El contexto y la coyuntura política dejan un camino propicio.

Si bien todo hace presuponer ese rumbo, el Vernismo ha mostrado, una y otra vez que cuenta con una extraordinaria versatilidad para conservar su hegemonía y adaptarse aún a los contextos menos favorables.

Edgardo Barreneche

 

Loading...