. . .

El Nuevo Salitral: “Estamos pasando mucho frío y tenemos muchas necesidades.”

Esto es lo que manifestó Carina Lezcano quien junto a su esposo y cinco chicos fueron una de las primeras familias que se radicaron en lo que hoy se conoce como “El Nuevo Salitral”. El predio pertenece al Municipio Santarroseño. En pocos días el lugar incrementó el número de ocupantes de 20 familias a más de 130. 


Lo cierto es que en plena capital pampeana el Estado Municipal y Provincial se encuentra ausente ante las necesidades claramente visibles de las más de 500 personas que habitan ese predio. 

Tal como lo dimos a conocer oportunamente hay una cantidad importante de niños y personas mayores que se encuentran en estado de emergencia. Viven en carpas, refugios improvisados o en algún auto abandonado

Sobre lo que realmente está pasando El Pampero dialogó con Carina Lezcano para comprender las necesidades que están pasando las personas radicadas en el predio. 

“No estamos recibiendo ayuda de nada… solamente la gente de buen corazón…”, indicó Carina. Vale aclarar que en el caso de su familia se trata de una de las primeras ocupantes del lugar y cuenta con servicio de energía eléctrica. 

El resto de los pobladores solo tienen acceso al agua que llega hasta una esquina colindante del terreno. Carina señala que ahora están realizando trabajos para conectar las viviendas para que el agua pueda llegar a todos.

Le consultamos sobre algún tipo de asistencia por parte del Estado Provincial o Municipal. Al respecto nos dijo: “El municipio primero pidió que había que desalojarnos. Igualmente yo no creo que el Gobierno Provincial haga eso. Acá hay mucha gente que está viviendo ya con sus hijos, gente grande. No creo que lo hagan.” remarcó.

Carina vive en una casa precaria hecha con postes, chapa y nylon. Se calefacciona con una estufa que funciona con leña. La familia está integrada por el matrimonio y cinco niños. El más pequeño de apenas un año de edad.

En forma particular les acercaron algunos elementos para poder cocinar, “Acá hay mucha gente y no tienen cómo hacer de comer”. También les acercaron alimentos para que puedan compartir comunitariamente. “Vamos a tratar de preparar para todos en la noche que es momento más difícil por el frío que hace.”, relató.

Con respecto a las necesidades, indicaron que tienen mucha ropa de adultos y necesitan que les ayuden con abrigos para niños. También se pueden acercar alimentos no perecederos, calzados, pañales, frazadas y toda ropa de invierno.Por el momento se hizo un relevamiento desde el Municipio para conocer la situación mientras la cantidad de habitantes sigue en incremento. Lo cierto es que la ayuda no llega. Se trata de una situación muy delicada y con muchos niños y ancianos en emergencia.

Foto de Diario Textual

Loading...