. . .

Francisco señaló que en Argentina hablamos con desprecio de “los bolitas, los paragua y los cabecitas negras”


Estas fueron parte de sus palabras al realizar la apertura del Sínodo de Obispos dedicado a la Amazonia, que se desarrolla en el Vaticano hasta el 27 de octubre. Puso como ejemplo el lema “Civilización y Barbarie” indicando que hoy sigue vigente en expresiones de desprecio hacia el otro con términos “los bolitas, los paragua y los cabecitas negras”.

Agregó además “…sirvió para dividir, para aniquilar y llegó al culmen, hacia fines de los años 80, a aniquilar a la mayoría de los pueblos originarios, porque eran ‘barbarie’ y la ‘civilización’ venía de otro lado”, planteó el Pontífice al inaugurar las sesiones de trabajo de la cumbre que reúne a 283 participantes del mundo con el lema “Amazonia: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral“.

Remarcó que los pueblos originarios como civilizaciones de “Segundo grado” y del alejamiento de la “realidad de un pueblo calificandolo y poniendo distancias. Esa es la experiencia de mi país. Y después el desprecio“, denunció el obispo de Roma frente a los participantes, entre ellos el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea, y el exsecretario de Naciones Unidas Ban Ki-moon.

En su alocución habló también de “los nuevos colonialismos” y se mostró molesto con una autoridad eclesiástica. “Me dio mucha pena escuchar un comentario burlón de ese pío señor que ayer llevó las ofrendas con plumas en la cabeza. ¿Qué diferencia hay en llevar plumas o los tricornios que algunos llevan en nuestros dicasterios?”, lanzó.

No hemos venido aquí a inventar programas de desarrollo social o de custodia de culturas, de tipo museo, o de acciones pastorales con el mismo estilo no contemplativo con el que se están llevando adelante las acciones de signo contrario”, planteó el Pontífice en su intervención… Nos acercamos a los pueblos amazónicos en puntas de pie, respetando su historia, sus culturas, su estilo del buen vivir, en el sentido etimológico de la palabra y no en el sentido social que tantas veces le damos“, agregó Francisco en lo que fue un discurso improvisado en el Aula Nueva del Sínodo.

También hubo temáticas sensibles como la posible apertura a la ordenación de hombres casados y planteó que la privacidad de encuentro en temas altamente sensibles es algo que le preocupa. Sobre esto indicó: “Un proceso como el de un sínodo se puede arruinar un poco si yo, al salir de la sala, digo lo que pienso, digo la mía, y entonces se da esa característica que se dio en algunos sínodos: del sínodo de adentro y del sínodo de afuera“, planteó Bergoglio.

Como nota destacada, es la primera vez que en el Sínodo amazónico se reúne un máximo histórico para este tipo de eventos de 35 mujeres, entre religiosas y laicas, que se sumarán a los obispos, cardenales y representantes de los pueblos originarios de la región.

Concluyó con una crítica a la utilización de las ideologías como concepto. En este sentido señaló “las ideologías son un arma peligrosa”, y lamentó que “siempre tendemos a utilizar una ideología para interpretar un pueblo”.Las ideologías son reductivas y nos llevan a la exageración en nuestra pretensión de comprender intelectualmente, pero sin aceptar, sin admirar, sin comprender, sin asumir“. Concluyó el Papa

Loading...