. . .

RAMOS PADILLA EN EL CONGRESO: está en juego el Estado de Derecho en Argentina

Tal vez el mayor escándalo institucional del que se tenga registro en democracia estalló en Argentina luego que el Juez Ramos Padilla expusiera en el Congreso. Informó sobre una organización delictiva para estatal que involucra a todas las esferas del Estado, empresarios y periodistas destinada a realizar operaciones de inteligencia que trastocan el Estado de Derecho en el país.


El Juez hizo una detallada exposición sobre la causa que investiga en la Fiscalía de Dolores que comenzó con una denuncia de extorsión del productor agropecuario Pedro Etchebest –que aportó 14 horas de audios, filmaciones y fotografías–. Indicó que, en pocos días, ésta derivó en el descubrimiento de una red de espionaje integrada por “agentes orgánicos o inorgánicos de los servicios de inteligencia”, de la que formaba parte el falso abogado Marcelo D’Alessio.

El relato y la amplitud de lo expuesto, como relato informativo se dispersa en el amplio accionar delictivo que incluye hechos extorsivos para “armar causas” judiciales hasta la instalación de información falsa en medios de comunicación que son mencionados como de “acción psicológica”. Sin embargo, el magistrado remarcó que la gravedad real de esto hechos está centrada en la vulnerabilidad del Estado de Derecho en Argentina. En función de ello, pidió al Congreso que “tome cartas en el asunto” y denunció el aislamiento que sufre por parte del poder judicial, la falta de recursos y el estado de indefensión en que se encuentra. Hablo de actos intimidatorios hacia su persona como la exposición en la red social Twitter de los momentos en que como Juez no tiene custodia policial.

La presentación, como es de público conocimiento estaba pautada en la Comisión de Libertad de Expresión que encabeza el Diputado Leopoldo Moreau. La oposición no estuvo presente en el recinto argumentando que no era competencia de ésta intervenir en la exposición de los hechos investigados.

A partir de estas ausencias, lo primero que se argumentó fue sobre los motivos por los que se lo citó al Juez. También el propio magistrado señaló que está dispuesto a presentarse en ese y en cualquier otro ámbito donde institucionalmente se pueda contribuir a esclarecer los hecho. Enfatizó también sobre el derecho de la población a “contar con información verídica” y que se garantice la libertad de expresión en Argentina.

Los propios hechos narrados muestran los vínculos con la prensa de esta organización delictiva. Padilla indicó que los periodistas involucrados como Rodrigo Alegre, Eduardo Feinmann y Rolando Graña participaron en las entrevistas armadas por D’Alessio aclarando que no dió a conocer los nombres con anterioridad porque “pueden ser víctimas” de esta organización y haber actuado de buena fe. El más complicado y sobre el cual habría elementos probatorios de estar involucrado intencionalmente en esta maniobras es el periodista del multimedios Clarín, Mario Santoro. También se menciona a Alejandro Fantino y Romina Manguel como víctimas de espionaje; en particular describe la atención puesta sobre Fantino debido a una reunión que este habría tenido con Cristina Fernández de Kirchner.

Por otra parte según el juez, indicó que el accionar delictivo “excede a nuestro país y puede poner en peligro las relaciones con países como Uruguay, Venezuela, Irán, Israel y Estados Unidos”, a cuyos servicios de inteligencia aseguraba responder D’Alessio. El falso abogado contaba con membretes de la representación diplomática norteamericana en la Argentina, además del ministerio de Seguridad israelí. La embajada de Estados Unidos aún no respondió sobre la veracidad de las credenciales.

Sobre la Justicia Argentina el magistrado señaló que el fiscal federal Carlos Stornelli no es el único miembro del poder investigado. En este caso por el “armado de causas” mediante hechos extorsivos. Se encuentran también mencionados las diputadas Elisa Carrió y Paula Oliveto, de la Coalición Cívica, de estrechos vínculos con D’Alessio y “usuarias” de su informes  de inteligencia.  

Es de tal gravedad y con consecuencias realmente impredecibles, la investigación de la causa que se puede apreciar plenamente con el relato de las distintas maniobras (que se podrían calificar como bizarras) para impedir que se lleve adelante.

Por parte de la justicia se mencionó al juez Julián Ercolini. Éste reclamó la competencia de la causa, “sin conocer el objeto procesal” de la investigación. Una investigación, que según el juez, dio “un vuelco de 180 grados” tras el allanamiento a la casa de D’Alessio.

Allanamiento que, por otra parte, debió realizar el propio magistrado acompañado por un pequeño grupo de colaboradores de Gendarmería. Organismo que “no podía colaborar” con el magistrado porque no contaba con combustible para los vehículos que debía movilizar.

Otro detalle insólito fueron los dichos de D’Alessio que en el momento del allanamiento, le decía al Juez “que no sabía con quién se metía” invocando que tendría el auxilio y protección de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich y del propio presidente Mauricio Macri.

Con muchas aristas y particularidades que ofrece la investigación quedó expuesta el ‘modus operandi’ de esta red de espionaje como asociación ilícita y la gravedad de los hechos. Una “organización descentralizada” de una superioridad que tiene vínculos con los tres poderes del Estado Argentino y con el Gobierno de Estados Unidos. De clara injerencia en cada uno de ellos y en la prensa como elemento central para la manipulación pública creando causas ficticias mediante métodos extorsivos. Todo esto con lo que se menciona como “objetivos” a alcanzar; hechos que concluyen directa o indirectamente en la detención de opositores políticos mediante el armado de causas claramente manipuladas con intencionalidad.

Maniobras que, por otra parte, se pueden ver solo con en análisis de “una parte” de todos los elementos probatorios con los que cuenta el Juez Padilla y que, al mismo tiempo, según las propias palabras del magistrado, llevan muchos años funcionando en el país.

Loading...