. . .

ELECCIONES EN BRASIL: Bolsonaro y Haddad definen la Presidencia de Brasil el 28 de octubre

El %46 de los Brasileños votó por el candidato ultraconservador Jair Bolsonaro mientras que el %29 optó por el candidato de Lula da Silva (PT). A pesar de lo desalentador del resultado, este último logró más sufragios del que pronosticaban las encuestas.

Revertir la decisión parece casi imposible para el PT. Para lograrlo debería conseguir hasta el apoyo de sectores de derecha menos conservadores además de los que tiene garantizados desde la izquierda o centro izquierda.

Lo que realmente sorprende de la elección es justamente perfil del candidato y sus intenciones manifiestas de implementar un “Cambiemos potenciado”. Bolsonaro prometió reducir el %50 la planta del estado brasileño, privatizar todo cuanto sea privatizable, mostró su aversión por los homosexuales declarándose abiertamente homofóbico, aplicar mano dura sobre cualquier “activismo”, señaló su “desprecio por los negros” (mayoría en ese país), entre otras “expresiones” que hacen difícil entender el resultado del voto popular.

Por su parte Fernando Haddad señaló: “Queremos unir a los demócratas de Brasil”

Haddad, por su parte, reconoció que los resultados son “expresivos” y remarcó que el segundo turno será un desafío.

Aseguró que está en “riesgo” el propio pacto constituyente de 1988, año en que se redactó la actual Constitución e hizo un llamamiento a todos los demócratas. “Vamos al campo democrático con una única arma, el argumento; nosotros no portamos armas, vamos con la fuerza del argumento para defender a Brasil y a su pueblo, sobre todo a su pueblo más sufrido“, dijo.

Se espera que de cara al segundo turno Haddad cuente con el apoyo de Marina Silva (Rede) Ciro Gomes (Partido Democrático Laborista) y Guilherme Boulos (Partido Socialismo y Libertad), que ya se pusieron en contacto con él, según dijo al comparecer para valorar los resultados.

Además, el tercero en discordia Ciro Gomes expresa “angustia y preocupación” por resultado electoral. Con un 12,4% de los votos (más de 13 millones), será decisivo en esta segunda vuelta.

La ola conservadora que benefició a Bolsonaro también se notó en las gobernaciones de las 27 unidades federativas de Brasil, sobre todo en las regiones sur y sureste.

Sin embargo, en los estados del nordeste, tradicional reducto del PT, varios gobernadores de ese partido consiguieron ser elegidos ya en el primer turno (Camilo Santana en Ceará, Rui Costa en Bahía y Wellington Dias en Piauí).

Mientras continuaba el escrutinio y la distribución de bancas en el Senado y la Cámara de Diputados, ya quedaba claro que el PT conservaba la mayor bancada de la cámara baja, pero reducida respecto de 2014, seguida del bloque del PSL de Bolsonaro, que ni siquiera tenía una bancada en los comicios anteriores.

Sin embargo, la fragmentación será la característica del nuevo Congreso, pues ni siquiera el partido más votado para el Congreso, el PT, lograría más de 11% de los escaños.