. . .

Causa Ford: por primera vez, directivos de la multinacional serán sentenciados por delitos de Lesa Humanidad

Un juicio clave para el abordaje de los crímenes cometidos durante la última dictadura cívico-militar está llegando a su fin. Se trata del caso que apunta a la responsabilidad de la automotriz Ford Motor en el secuestro y la aplicación de tormentos a 24 trabajadores de su planta de General Pacheco.

Se señala que, en su gran mayoría, eran delegados sindicales. Se trata de la primera vez que una importante multinacional enfrenta un proceso de estas características.
El 11 de diciembre se conocerá la sentencia. En el banquillo de los acusados se encuentran dos directivos de la empresa: el ex jefe de Manufactura, Pedro Müller, quien era el N° 2 de la planta ubicada en Panamericana y la avenida Henry Ford; y el ex jefe de Seguridad del mismo establecimiento hasta 1987, Héctor Sibilla, quien cuando se jubiló fue empleado de seguridad en la embajada de Estados Unidos, tal como publicó Horacio Verbitsky.
El primero era la autoridad de la firma. El segundo, un militar retirado que nunca perdió sus contactos, quien controlaba todo lo que entraba o salía del predio. Son los únicos dos civiles de la línea gerencial de la compañía que llegaron a esta etapa del proceso con vida.

Loading...