. . .

Dólar: reapareció en junio la fuga de capitales; fueron u$s32 millones

Al parecer la tregua duró solo tres meses. Aunque ya en mayo hubo una señal. Lo cierto es que en junio volvió una vieja conocida: la llamada, en la jerga del mercado, fuga de capitales. Fueron u$s32 millones netos los que, según los datos del BCRA, los privados adquirieron con el fin de atesorar. Vale recordar que entre marzo y mayo se habían revertido las apuestas -a favor de la estabilidad cambiaria- y hubo una especie de repatriación de capitales que sumó u$s332 millones netos. Por ello, la “formación neta de activos externos” (FAE) de residentes del sector privado no financiero o “atesoramiento” acumula en el primer semestre un saldo positivo de u$s200 millones.

Esto se explica básicamente por el resultado de marzo que arrojó un “desatesoramiento” de u$s253 millones. El balance del semestre del FAE muestra que hubo una “fuga” vía compra de billetes de u$s184 millones más otros u$s4 millones vía inversiones directas de residentes en el exterior que fue ampliamente compensada por la repatriación de u$s388 millones vía otras inversiones de residentes en el exterior. Para dimensionar el efecto del supercepo, cabe recordar que en el primer semestre del 2020 la “fuga” sumó u$s1.374 millones, de los cuales u$s947 millones correspondieron a compra de billetes, u$s1 millón a inversiones directas en el exterior y u$s427 millones a otras inversiones en el exterior.

¿Qué pasó en junio pasado? El FAE de u$s32 millones fue resultado de compras netas de billetes por u$s40 millones que fueron parcialmente compensadas por transferencias netas de divisas recibidas del exterior por u$s9 millones (explicadas casi completamente por acreditaciones en cuentas locales en moneda extranjera, llamados “canjes”). Estos u$s9 millones surgen de la salida de u$s4 millones de inversiones directas en el exterior y el ingreso de u$s13 millones de otras inversiones en el exterior. Cabe señalar que un año atrás, el FAE, en la previa del súper cepo, fue de u$s529 millones. Y si bien los u$s32 millones de junio pasado parecen migajas frente a las salidas del año pasado, desde mayo se percibe ya un mayor interés por atesorar vía compra de billetes. Sin duda, el mes pasado el efecto aguinaldo tuvo bastante que ver con esto, pero de ahora en más adentrando en el proceso electoral es una llamada de atención que el BCRA presidido por Miguel Pesce seguramente no soslaya.

En cuanto al resultado de billetes se explicó por las compras netas de las “personas humanas” por u$s76 millones (compras por u$s82 millones y ventas por u$s6 millones), parcialmente compensadas por ventas netas de personas jurídicas y otras por u$s36 millones. De todos modos, aún la venta per cápita supera a la compra per cápita en u$s206 versus u$s185.

Si bien no forman parte del FAE, hay que contemplar que además de las compras netas de billetes para atesorar hubo otros u$s241 millones netos básicamente para gastos efectuados con tarjetas por consumos con proveedores no residentes (u$s133 millones). Mientras que el sector de “Inversores institucionales y otros”, tanto residentes como no residentes, efectuó compras netas por u$s41 millones.

En cuanto al balance de las transferencias netas recibidas desde cuentas propias en el exterior por u$s9 millones, estas fueron recibidas por el “Sector Real” por u$s15 millones, por “Inversores institucionales y Otros” por u$s12 millones y parcialmente compensadas por las transferencias al exterior de “personas humanas” por u$s19 millones (en este caso, contra débitos en cuentas locales en moneda extranjera, “canjes”), explica el BCRA en su Balance Cambiario. Por su parte, las inversiones de no residentes registraron ingresos netos a través del mercado de cambios por u$s66 millones, prácticamente en su totalidad inversiones directas. Los sectores “industria automotriz” y “minería” fueron los que mayores ventas realizaron por el ingreso de inversiones directas, totalizando u$s29 millones.

Un párrafo aparte sobre el sector financiero. En junio, los bancos aumentaron el stock de activos externos líquidos que conforman la Posición General de Cambios (PGC) en u$s253 millones a u$s5.911 millones. El aumento se explicó por un incremento en el stock de divisas por u$s503 millones, parcialmente compensado por una caída en el stock de billetes por u$s249 millones. La tenencia de billetes en moneda extranjera totalizó u$s3.395 millones al cierre del mes, stock que representó el 57% del total de la PGC y que es conservado por las entidades básicamente para atender los movimientos de los depósitos locales en moneda extranjera y las necesidades del mercado de cambios. Por su parte, el conjunto de entidades cerró junio con una posición vendida a término en moneda extranjera por u$s1.266 millones, reduciendo su posición vendida en u$s116 millones respecto al cierre del mes previo. Las entidades de capitales extranjeros compraron en forma neta u$s10 millones, mientras que las de capitales nacionales lo hicieron por u$s106 millones, cerrando el mes con posiciones vendidas netas de u$s838 millones y u$s428 millones, respectivamente.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Close
Abrir chat
Dejanos tu mensaje