. . .

La molienda de soja cae a su nivel más bajo en 19 años debido a la sequía
AGROPECUARIAS

Golpe al mayor generador de dólares: la molienda de soja cae a su nivel más bajo en casi dos décadas debido a la histórica sequía

En un duro revés para la agroindustria argentina, el complejo sojero, considerado el principal generador de divisas del país, ha experimentado su peor caída en casi dos décadas en medio de la histórica sequía que afectó la producción de soja durante el año 2023.


Según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), la molienda de soja, que incluye la producción de harina y aceite, se redujo significativamente, alcanzando alrededor de 27 millones de toneladas. Este marcado descenso representa una caída del 30% en comparación con las 38 millones de toneladas registradas en el año anterior, situándose en niveles solo superados por los de 2004.

La producción de soja, esencial para la industria aceitera, se contrajo drásticamente en un 56% en comparación con el año anterior, afectando severamente la actividad del sector. En este contexto, el crush de soja en Argentina disminuyó casi un 30% durante el 2023, según detalló el informe de la BCR.

En la campaña anterior, la producción de soja se limitó a 20 millones de toneladas, reflejando una disminución alarmante del 60% en comparación con el ciclo agrícola previo. Además, las exportaciones del complejo sojero experimentaron una reducción del 41%, ubicándose en USD 13.451 millones, comparado con el año 2022.

Un aspecto destacado del informe revela que, a pesar de la abrupta caída del 56% en la producción de soja, la reducción en la molienda fue menor, alcanzando solo el 30%. Esto se debe, en gran medida, a las importaciones récord de 10,4 millones de toneladas de soja durante el año pasado, representando más del 36% del volumen total procesado a través del régimen de importación temporaria.

Expertos de la BCR señalaron que estas importaciones permitieron aliviar la capacidad ociosa de la industria aceitera, mantener el nivel de empleo y sostener las exportaciones nacionales. La merma productiva llevó a que 2023 se cierre como el año de mayor capacidad ociosa en la historia de la industria aceitera argentina, aunque sin las importaciones, la ociosidad hubiera alcanzado cerca del 70%.

Otra particularidad surgida de este escenario fue el cambio en el mercado de granos, con Brasil emergiendo como el principal proveedor de soja para Argentina. La cosecha récord en el principal socio comercial llevó a que su participación en las importaciones argentinas de soja aumentara del 9% en 2022 al 39% en 2023. También se registraron récords de volumen de soja importada desde Paraguay, el proveedor más frecuente de Argentina, con 5,8 millones de toneladas embarcadas.

En un rayo de esperanza, las condiciones climáticas favorables asociadas a la presencia de un fenómeno del Niño han generado expectativas de una recuperación en la producción de soja para la cosecha 2023/24. Esto podría impulsar la actividad de la industria aceitera, siempre y cuando las condiciones climáticas continúen favoreciendo el cultivo. Con esto, se espera una mayor oferta de poroto de soja disponible para apuntalar la principal industria exportadora de Argentina.


DESCARGAR APLICACIÓN DE LA RADIO EN VIVO

Gracias por estar en Diario Pampero, visítanos para estar informado!
Si necesitas parte de este contenido, no olvides citar la fuente de información. Respetamos a quienes producen contenidos, artículos, fotos, videos. Compartimos información de La Pampa para los pampeanos y te informamos sobre toda la actualidad nacional e internacional destacada. 
Si compartes nuestro contenido, nos ayudas a crecer como medio de comunicación! 

 

 

Dejanos tu mensaje