. . .

Tragedia en Grover Cleveland: La Masacre que Marcó un Lunes de 1979
INTERNACIONALES

Tragedia en Grover Cleveland: La Masacre que Marcó un Lunes de 1979

Hace 45 años, el 29 de enero de 1979, la tranquila ciudad de San Diego, California, fue testigo de uno de los primeros ataques a una institución educativa en Estados Unidos. La Grover Cleveland, una escuela primaria, se convirtió en el escenario de una masacre que dejó una marca imborrable en la memoria colectiva.


La protagonista de esta tragedia fue Brenda Spencer, una joven de 16 años con una justificación tan inusual como espeluznante: no le gustaban los lunes. Mientras los estudiantes esperaban en la vereda para comenzar su semana escolar, Spencer abrió fuego con un un rifle 22 semiautomático desde la ventana de su casa, situada frente a la escuela.

El director Burton Wragg y Mike Suchar, el portero y hombre de mantenimiento, actuaron con valentía intentando proteger a los estudiantes, pero ambos perdieron la vida en el proceso. Otros resultaron heridos, creando un caos en el que la policía tuvo que intervenir rápidamente.

La adolescente, con aparente frialdad, disparaba desde su ventana, sembrando el pánico entre los estudiantes y el personal escolar. La policía, enfrentándose a una lluvia de balas, tuvo que desplegar estrategias para evacuar a los heridos y rescatar a los atrapados en el edificio.

La inusual situación llevó a un prolongado enfrentamiento entre la policía y Brenda Spencer, quien continuaba disparando sin mostrar señales de rendirse. Las negociaciones se prolongaron durante seis horas, durante las cuales Brenda confesó su desprecio por los lunes y su necesidad de hacer algo para «levantar el día».

Finalmente, un punto de quiebre surgió cuando el negociador le ofreció una hamburguesa de Burger King. Brenda, fanática de las hamburguesas, aceptó la oferta y se entregó pacíficamente tras recibir la comida. La casa de Brenda reveló un entorno desolador, con latas de cerveza, botellas de whisky vacías y cajas de municiones apiladas. Se descubrió que la joven había consumido alcohol mezclado con medicación para la epilepsia antes del ataque.

La historia de Brenda Spencer también reveló un trasfondo familiar difícil, con un padre abusivo y ausente. La defensa intentó mitigar su responsabilidad argumentando abusos sexuales y la influencia de la medicación y el alcohol en su comportamiento.

Brenda Spencer fue condenada a cadena perpetua por los dos homicidios, con la posibilidad de revisar su pena a los 25 años. Sin embargo, sus intentos de obtener la libertad fueron rechazados repetidamente, y actualmente, a sus 61 años, espera hasta 2025 para una nueva oportunidad.

Esta tragedia dejó un impacto duradero en la comunidad, con secuelas físicas y emocionales en los sobrevivientes. La escuela se mudó años después, buscando dejar atrás los traumáticos recuerdos de ese fatídico lunes. La canción «I Don’t Like Mondays» de The Boomtown Rats, inspirada en este trágico evento, se convirtió en un éxito que llevó la historia de Brenda Spencer a la conciencia pública, generando reflexiones sobre la fragilidad de la adolescencia y las consecuencias de la violencia.


DESCARGAR APLICACIÓN DE LA RADIO EN VIVO

Gracias por estar en Diario Pampero, visítanos para estar informado!
Si necesitas parte de este contenido, no olvides citar la fuente de información. Respetamos a quienes producen contenidos, artículos, fotos, videos. Compartimos información de La Pampa para los pampeanos y te informamos sobre toda la actualidad nacional e internacional destacada. 
Si compartes nuestro contenido, nos ayudas a crecer como medio de comunicación! 

 

 

Dejanos tu mensaje